domingo, abril 16, 2006

El Sentido de mi vida

Hace unos cuantos años atrás, en una charla con unos amigos, uno de ellos me preguntó ¿y qué significa Jesús para vos?, yo en ese entonces tenía como 16 años, y mi primer respuesta y sin pensar nada le dije: "Jesús, es el que da sentido a mi vida", me quedó mirando y le dije.. si eso.. luego al hablar con él me dijo: que no esperaba tal respuesta, así directa y simple, yo adolescente aún, quizás ni sabía bien lo que dije en ese momento, porque sé que luego ya unos años más tarde no siempre llegué a esa conclusión con respecto a lo que Jesús era en mi vida.
Soy cristiana de toda la vida, y adventista desde 1986 año en que me bauticé, tenía 13 años, y no entendía lo que hacía, y así muchas cosas en mi vida cristiana, como mi bautismo, no las hice de modo conciente, más bien inconciente e irresponsable, con todo, no me arrepiento de haber dado ese paso, si sé que me hubiera gustado ser yo quien tomaba esa decisión de modo más maduro y razonado.
No sé en que momento Cristo empezó a tener un significado más importante en mi vida, creo que eso fue gradual. Porque, por ejemplo, cuando tenía 18 años yo era más bien alguien que asistía a la iglesia por costumbre, porque mis amigos estaban allí, osea por entonces en ese tiempo mi Dios, mi creencia, mi fe solo se limitaba a darme un entorno social en mi iglesia.
No estaba conforme con eso y me decía a mi misma, que sería todo distinto si quizás en mi vida hubiera existido algo como contaban algunos que decían que Dios los había transformado; que en sus vidas habían hecho un giro de 180 grados y yo me veía, y nada, parecía todo normal como siempre. Hoy ya soy grande, y puedo decir que no hubo grandes hechos en mi vida de esos que uno queda maravillado, y hoy tampoco los busco ni los deseo, de hecho agradezco no haber vivido esas cosas; agradezco el que tuve una familia, padres que estuvieron preocupados por mi bienestar, hermanas con las que pude contar siempre, amigos con los que pude y puedo hablar de lo que sea, un entorno que como suelo yo llamarla, "mi burbuja"; no vivo fuera de la realidad, pero si vivo una realidad de algún modo resguardada de muchas cosas, y cuando me pregunto qué sería de mi vida, si no creyera en Dios?, .... cuando me pregunto eso e intento imaginar mi vida de otro modo, no la puedo imaginar, simplemente porque no creo que pudiera vivir sin creer en Dios.
Cuando estaba en la facultad con mis amigos solíamos discutir estos temas y a veces yo misma me cuestionaba, y me decía, pero creer en Dios a veces tan solo parece un cuento, que por haber vivido toda mi vida dentro de un entorno religioso, y de tantos sermones, claro de tanto hablarme de un Dios creador, y todas las doctrinas, terminé creyendo y aceptando eso, y creyendo que en mis conocimientos me había limitado, ya todo me estaba sonando a fábula, fue entonces cuando puse a cuestionar todas mis creencias, en internet encontré mucho material como para debatir sobre estos temas, pero cuanto más conocí, y más me cuestioné, al mismo tiempo sin proponérmelo, empecé a descubrir a Dios, pero con el entendimiento, a veces creo que los cristianos nos volvemos como entes no pensantes, pasando a decir que se acepta por fe, y con esa excusa no se cuestiona ni se estudia, tan solo se escucha lo que nos dicen y no es así, porque uno tiene que descubrir, tiene que razonar con Dios, preguntar, y luego sacar conclusiones.
Y por todo, hoy sí puedo decir y asegurar que Dios es el que da sentido a mi vida, y soy feliz por ello, es algo muy interno, personal, pero es lo que vivo, no sé si tu vida tiene sentido, espero si la tenga, y si no.. pues te invito.. a que al menos intentes que Jesús le dé sentido a tu vida, y no sé.. es una simple y sencilla invitación.

4 comentarios:

Lety dijo...

Me gusta que declares así abiertamente tu fe, que invites a compartirla, porque eso es lo que haces, una invitación no una imposición. Yo también he sabido lo que es hacer de Jesús el centro. En este momento navego en un mar de tibieza y tu post me invita a las cálidas aguas del amor.

Te dejo mi saludo agradecido

Martin Bolivar dijo...

Admiro tu forma abierta de proclamar tu fe. Una fe que habla de tolerancia, de amor bien entendido hacia los demás. Tu escrito es también una forma de transmitir tu felicidad a los demás, con generosidad. Un cordial saludo...

Lilian dijo...

Lety, me siento más que contenta si en algo sirvió este post, y dale ve a las aguas del amor.
Saludos

Lilian dijo...

Martín, gracias por visitar mi blog, y dejar tu comentario.
Ahora, iré de visita por el tuyo!
Salu2

Visitando a AQD

Visitando a Claudia

Conociendo Lugares

Me Visitan desde

sos el visitante Nº