lunes, abril 03, 2006

Agradecer más y quejarnos menos

Hace días que no estaba escribiendo acá en el blog, a decir verdad además de que anduviera ocupada con unas cosas, también estaba con fiaca para escribir, creo que más que nada esa fiaca o desgano a escribir, era una especie de sensación de culpa, tristeza, impotencia, que se yo, no sé...
Hace unos días atrás había enviado a algunos de mis contactos un e-mail que mostraba las fotos contrastantes entre los que vivimos de este lado del planeta y los que viven en el continente africano, este e-mail era uno como tantos otros que se pasan en cadena, de hecho no soy simpatizante de las cadenas y aunque digan no cortes esta cadena que te sucederán desgracias, yo las corto, porque simplemente no creo en esas cosas, pero este e-mail, me pareció realmente importante, importante como para ser conscientes y tener presente la realidad; eso porque me impactó, no lo voy a poner acá porque no quiero pasar por fanática, ni nada por el estilo, lamentablemente tampoco soy como la madre Teresa, y soy tan egoísta como lo somos muchos de los seres humanos, pero sin querer, de algún modo esas imágenes quedaron grabadas en mi y me afectaron, y me tuvo inquieta. Un amigo que recibió este e-mail, me dijo: interesante lo que mandaste, le dije si.. luego me preguntó.. sirve de algo?? se puede hacer algo??.. le contesté, que no sabía, que supongo que no, y como no podemos hacer nada contra eso, quizás solo así como quien creó ese e-mail, lo único que podemos hacer es lo que puso en su mensaje; que debemos aprender a "agradecer más y quejarnos menos", eso creo que aprendí o mejor dicho estoy aprendiendo... ¿pero me preguntaba a mi misma.. es que ¿se puede hacer algo?; ¿hay algo que se pudiera hacer para combatir el hambre en África?, o ¿podemos hacer algo para que niños no sigan muriendo allí en la guerra en Irak?, y así habría más cosas por enumerar; por haber nacido del otro hemisferio, ya fue mala suerte para ellos.. y eso es injusto no?; no sé ¿por qué?, cuando me pongo a pensar en esas cosas, no puedo evitar sentir como una especie de culpa, porque yo si tengo para comer, una casa donde dormir e incluso para ir de paseo a un shopping, tomar helados, ir al cine, etc.. pero es injusto verdad? porque tanto ellos como yo, tenemos derecho a esas cosas que no son lujos, son apenas pavaditas.
Y ya sé, dirás, todas estas miserias no son nuevas, ni son recientes, lo sé.. y tampoco es que recién caí en la realidad, sino que simplemente, pensé más en ello, nada más.

5 comentarios:

Joup dijo...

Gracias por escribir, gracias por existir y darte cuenta que hay quien existe y vive tal vez mejor o peor que vos..
GRacias por que te importe
alguien mas...
Besos mujer Linda :)
te cuidas

El del Ágora dijo...

Parece que la cosa funciona cuando muchos piensan lo mismo... Un abrazo tamaño de la distancia, con Tupiza en el corazón.

Libertad dijo...

A veces a mi tb me viene esa impotencia, pero sabés qué...construimos desde nuestro rincón...en algún libro sagrado, de cierta religión dice que vale tanto 1 pedazo de pan que tu des y que sea todo lo que tienes que el millón de panes que alguien que pueda dar y no lo hace....bueno era algo asi la idea es que estás construyendo un mundo mejor(un mundoalreves) con tus acciones cada día

Ana dijo...

Me he sentido identificada contigo, porque esta misma semana yo pensaba lo mismo. ¿Qué puedo hacer realmente para ayudar a esas personas que se mueren de hambre? Es complicado, porque los que pueden hacer algo serio son los gobiernos de nuestros países. De los nuestros y de los suyos, claro. Pero la economía mundial no está por la labor. Pidamos a Dios que nos ayude a compartir al menos con aquellos necesitados que tengamos más cerca de nosotros, que utilicemos bien las bendiciones que Él nos da.

Lilian dijo...

A los que dieron su opinión, GRACIAS; veo q todos tenemos las mismas inquietudes y creo que es cierto que así de a poco sin hacer grandes cosas, ni grandes cambios, con apenas aportar el granito de arena, donde se pueda, y bajo cualquier circunstancia, todos podemos ser buenos prójimos, si tan solo el amor hacia quienes nos rodean nos lleven a obrar bien con los demás, y aliviar con lo que se pueda la necesidad del otro.
Un abrazo a todos

Visitando a AQD

Visitando a Claudia

Conociendo Lugares

Me Visitan desde

sos el visitante Nº