miércoles, marzo 28, 2007

Recorridos XIV - Punto Final

El segundo día que estuve en Santiago, salimos temprano de paseo por el centro, y para nuestra sorpresa en medio camino nos sorprendió ver éstas imágenes, no llegamos a destino y solo por chusmas y curiosas con Javiera bajamos del colectivo, nos acercamos y era una multitud la que observaba aquella escena, sorprendidas con Javiera nos preguntamos a qué hora habría ocurrido tan gran accidente.
Pero también vi que una chica se puso a posar mientras el amigo le sacaba fotos con ese fondo, yo?.... en mi interior pensaba,
y me decía a mi misma que esa chica estaba algo desubicada, había que ser poco sensible; cómo estar posando delante de un accidente no?.. . En eso Javiera me dice:
- tía, parece que fue hace mucho el accidente, porque ahora está todo vallado, y tampoco se ve sangre .. ¿será que se llevaron a los heridos y todo ya lo limpiaron?.
yo como no tenía idea de nada, pues supuse que así era, que eran re-eficientes en su trabajo, y todo lo que debieron hacer lo habrían hecho a tiempo, y que solo dejaban la escena para los peritajes. Nos hicimos muchas preguntas más, cómo es que habrían llegado, tres colectivos a cochar así más dos taxis o autos, y que el otro quede arriba de otro, la fuerza del impacto que habrían tenido; etc, etc... pero no aguanté más con la curiosidad que me acerqué a preguntarle a una señora que también estaba ahí sacando fotos a full.. y le dije: ¿señora a qué hora pasó esto?
La mujer dándose cuenta que no era de ahí, porque creo que solo por eso podía desconocer lo que estaba pasando, pues todos menos Javiera y yo, sabíamos del asunto, la mujer.. me dijo sonriendo: niña esto está montado, está la muñeca gigante por la ciudad, y tiene que venir a arreglar todo esto, un día de éstos peleará con un rinoceronte, ... y no sé cuántas cosas más me dijo, que en eso ella se acercó al carabinero que ahí estaba y le preguntó la hora en la que estaría por allí la supuesta muñeca gigante, luego me contó que la muñeca venía de Alemania o no sé donde, que hasta respiraba. Y ¿saben?.. la gente había estado desde muy temprano esperando a la muñeca y nisiquiera se sabía a qué hora estaría... A decir verdad; no me pareció atrayente todo esto de la muñeca, y me costaba entender ¿cómo es que tanta gente, hasta pedía permisos en sus trabajos para estar allí esperando que la muñeca llegara, porque por varios lugares a los que iba, se veía jóvenes, viejos, no tan viejos, niños, adolescentes, mucha gente esperando horas y horas en una tarde soleada a la tan famosa muñeca, hasta la gente de sus oficinas se asomaban para ver la muñeca; yo nunca la vi, ni quise verla, como diría el chavo del 8 sin querer queriendo estuve en los lugares.
.
Como lo de la muñeca no me llamaba la atención, optamos por ir a la Moneda, donde había una exposición de arte, y eso si estuvo bueno, no sé si durante el año están las galerías disponibles al público en general, pero fue algo que valió la pena visitar, había para todos los estilos, gustos y preferencias, pintura, cerámica, tejidos, etc y hasta cine; tal es mi ignorancia con respecto a ese tema, que desconocía las producciones cinematográficas chilenas, solo conozco a Patricio Contreras, un actor chileno que me gusta como actúa; o sea que sirvió para menguar mi ignorancia, igual no vi ninguna peli allá sino tan solo las carteleras y algún comentario de algunas películas, y me gustó, pero,.... mi amiguita (compañera de paseo) se estaba aburriendo. Así que tuvimos que salir sin terminar de apreciar todo lo que allí había.

Caminar por la zona de La Moneda es como caminar por el microcentro porteño, como sucede acá la mayor concentración de oficinas de trabajo de la ciudad está ahí, y precisamente allí, caminando por esas calles, me encontré con una amiga informática también, ex-compañera de la facultad; las dos nos miramos y lo primero que hicimos fue preguntarnos con un ¿qué hacés acá? aaaaaños que no la veía y la vine a encontrar en las calles de Santiago, esas casualidades son las que a veces a uno le sorprenden no?, ella por razones de trabajo y debido a la crisis del 2001-2002, se fue a trabajar allá y en la actualidad radica allá, yo.. bueno yo estaba tan solo de paseo y de pasada; pero fue re-lindo ese encuentro, porque al menos hoy estamos en contacto luego de tanto tiempo.

Desde la última vez que estuve en Santiago, hace 5 años atrás, debo decir que Santiago prosperó y creció bastante, en el centro se ven negocios modernos, similares a los que uno puede ver acá, en eso vi que se modernizó bastante; lo que sí debo decir es que aún no aprendieron a hacer pizzas, es tan sencillo hacer pizzas que no sé por qué allá lo hacen tan distinto, en lo demás las comidas son ricas pero las pizzas no; y comparo la ciudad con la primer vez que estuve allí, hasta digo que Santiago parece otra ciudad. Ah! y por primera vez me quité la curiosidad de saber cómo era el mote con huesillo, eso lo hice ni bien llegué a la terminal de Santiago que vi un puesto en que vendían mote con huesillo, y como hacía calor vino bien tomar ese jugo de durazno seco con granos de trigo, que imagino están precocidos.. o será que solo son trigos remojados??.. ¿debí preguntar que tipo de trigo era no?.. en fin..
El hecho es que paseando por allá recorrí varios barrios, y zonas que en anteriores viajes no había conocido; y movilizarse allí es bastante sencillo, claro siempre y cuando logres que un colectivo pare donde vos estés, porque si no te ve y por ejemplo justo estás por la estación central en una hora pico, verás que los colectivos pareciera que paran donde se les antoja. Y con esto del transantiago (una nueva modalidad del transporte público), por lo que me comentaron, empeoraron las cosas.
Ya que estaba de paseo por esos lados obviamente me contacté con mis amigos cibernéticos, y tengo varios buenos/as amigos/as allá. Y estando allá tenía que conocerlos, por lo que acordamos en encontrarnos en la iglesia el sábado de mañana. Una iglesia en Ñuñoa. Foto con mis amigos: les presento a Claudio (a quien conocí con el nick Jafotografo en una página chilena JAchile ), otro aventurero, que también le gusta viajar pero en su moto; el otro de la foto Néstor (el de traje), el responsable de que conociera la web JAChile y es un amigo que conozco uff hace años, no diré que somos viejos amigos, solamente porque lo de viejo ya suena feo jajaja.. bueno con él nos conocimos por éste blog, fue el primer amigo que hice por el blog, y uno de mis primeros visitantes, y que a pesar que en muchas veces le dije que hiciera su propio blog, eso porque usaba mi blog para escribir aún más de lo que yo escribía en mis entradas, él no llegó a crearse uno propio, bah! sos un hombre muy ocupado Néstor eh?.. deberías darte un respiro escribiendo, igual una vez más digo, que sería interesante leerlo. Ambos muy buenas personas y recomendables para cualquier chica soltera que quiera casarse, así que chicas si quieren saquen su número que yo puedo encargarme de promocionar jeje
Ella es mi amiga Rebeca o Becky pero a quien conocí con el nick de "collote", de hecho siempre dije.. pero coyote no va con Y.. bueno pero ella es así.. para ella va con la doble L, ella es una loki simpática, amorosa y tan amigable como ella sola, si me ven ahí a la altura de ella es porque yo estoy un escalón más arriba, bueno soy petisa.. bah! ni tanto, ella es altísima.

Acá estoy con Juan Carlos, a quien conocí en la misma web como el Chefotografo, entenderán por qué lo del "Che", y si... porque es un gaucho más allá en Chile

No podía faltar la foto en grupo, allí todos los JAmigos, así es como se dice en la comunidad JAmiliar de jachile; obvio que tampoco dejaré de mencionar el haber conocido a Widox (Felipe), el creador de esa web, un joven muy responsable y su novia Carito.
El día en que conocí a mis amigos, hasta paseo en moto hubo, ahí con Claudio que si no me equivoco él es fanático de las motos, y tanto lo es, que unos días después él se fue a recorrer el sur de su país en su moto, no sé cuántos km hizo en la moto, pero creo que más de 3000, y que llegó bien al sur, eso si que es aventura no?.
Faltaba conocer a Kammus (José) otro jamigo, pero éste si fue un loco que un día se fue a conocer a la muñeca ésa, conociendo a José seguro hasta posó con la tan mencionada muñeca. Bueno la foto salió algo oscurita, es que esa tarde como ya era de noche la iluminación no era wow.

Conocer amigos, salir de paseo, compartir charlas, lindos momentos, tomar helados, etc.. todo es lindo, pero el ocio, las vacaciones, el viaje todo termina y estaba llegando a su final.

Para llegar a mi país solo quedaba el cruzar la coordillera, fotos del caracol no saqué.. que tonti no? quizás del cruce de la coordillera el llamado caracol es lo más atrayente para un viajero, pero para mí que ya conocía aquellos lugares no sé.. no se me dio por scara fotos de allí;
Éstas imágenes son del lado chileno, el paso fronterizo llamado Cristo Redentor o los Libertadores, es el que tiene mayor tráfico,
allí se ven camiones grandes hasta de dos acoplados que suben o bajan lentamente por la coordillera, es bastante pintoresco ver todo aquello, más esas montañas que de solo verlas te infunden respeto a la madre naturaleza y todas sus formaciones











Del lado argentino el paisaje cambia notablemente, las montañas parecen ser menos accidentadas, lo lindo de este lado de la coordillera es que se se puede ver el Aconcagua; aunque debido a las nubes no pude sacar foto del Aconcagua, mala suerte no? en esta foto entre esas montañas y detrás de las nubes uno ve el pico del Aconcagua, ésta vez no se pudo ver.
Y acá, el puente del Inca, son tierras amarillas, no sé quizas se debe el color amarillo al azufre o minerales que presentan esos suelos, ya que hay aguas termales, es un atractivo turístico muy importante de Mendoza.

Uspallata, es otro de los lugares bonitos de Mendoza, en esta oportunidad no bajé a ninguno de éstos lugares, pero en años anteriores ya había recorrido estas zonas, en Uspallata uno puede alquilar un departamento y de ahí movilizarse a distintas zonas de la coordillera, que si uno quiere ir a esquiar, están Los Penitentes, si uno quiere un poco más arriba de la coordillera, cerca de Las Cuevas también hay pistas de esquí. Esa zona de Uspallata fue también conocida porque Brad Pitt estuvo viviendo por esos lugares unos cuantos meses, mientras filmaba 7 años en el Tíbet, e incluso recuerdo que hace años atrás cuando fui para allá, nada más que por cholulos fuimos a comer en el restaurant donde él iba a comer jaja que estúpidos no?
Bueno hay más lugares lindos que uno puede conocer apreciar y disfrutar, pero ya a esta altura del viaje, de algún modo ya comenzaba a desear estar en casa.

Aproximadamente fueron 7.427 km lo recorrido en todo el viaje .. según los cálculos de distancia, bien podría haber llegado hasta México, e incluso la distancia entre México y Buenos Aires es menor, wow.. si que fue un viaje largo no?.
Y por último la foto al llegar a mi barrio, última foto que pude sacar terminé hasta sin pilas en la cámara fotográfica, hubiera querido sacarme una foto cuando llegaba a casa pero bueno.. según mi hermana llegué re-negra y delgada... creo que como un espantapájaros jaja.. es que también me estaba despellejando y cambiando de piel como las serpientes jajaja.
Pero en definitiva, el viaje fue lindo, conocí mucha gente linda y buena, hice grandes amigos y expandí mis horizontes, de hecho ya no le temo a viajar sola, estar en un lugar que no conozca, porque sé que puedo desembolverme sin problemas, es algo que sabía.. que mi modo de ser me ayudaba al hecho de adaptarme a los lugares o situaciones pero esta vez lo comprobé.
"No soy dueña del mundo, pero soy hija del dueño"

viernes, marzo 23, 2007

Recorridos XIII - El retorno

Luego de la visita al Machu Picchu no quedaba otra que regresar, recuerdo que con Iveth bajamos esa montaña corriendo, pobrecita, se tuvo que bancar el trote en la bajada, porque yo le dije, vos seguime, que si nos detenemos a descansar más cansancio sentiremos, y de verdad estábamos cansadas, pero cuando uno tiene que descender o subir una montaña mientras más descanse más cansancio siente, y así casi trotando bajamos del cerro, llegamos a Aguas Calientes cansadísimas y lo único que queríamos era ir a cenar, bañarnos y descansar, de las 3 cosas que mencioné solo hicimos una, que fue cenar. Uy que asquerosas ahora que lo pienso estuvimos sin bañarnos esa tarde; bueno después de tanta lluvia que nos agarró, si de cantidad de agua que tocara el cuerpo se tratara el bañarse... uff entonces estábamos como vallijas relucientes jajajaa.
Recuerdo que lo primero que hicimos al llegar al pueblito fue comprar algo para beber, y luego fuimos a sentarnos en la plaza, se venía nuestra última noche allí, pero no pensábamos en eso sino en que aún no salíamos de nuestro asombro de ver las ruinas, no sé bien cuántas horas nos quedamos allí en la plaza mirando a la gente, charlando, hasta que el hambre nos hizo levantar y fuimos a cenar al mercadito, Iveth pidió papas a la cubana (bananas y papas fritas, con ensalada de palta creo yun trozo de carne asada) yo pedí lenteja real o algo así.. y ¿saben? fue el plato más curioso que comí.. porque era un guiso de lentejas con arroz graneado y sobre el guiso de lentejas iba un huevo frito jajaja, por la presentación no se veía muy apetecible y otra que comer huevo frito sobre un guiso de lentejas nunca lo había visto en mi vida, pero estaba con hambre y devoré.
Luego de eso había que ir a buscar un hotel, porque del anterior nos habíamos despedido porque quedaba un poco alejado de la estación y otro que nos habían contado de hoteles con mejores precios. Como siempre si de averiguar precios se trataba, debía estar "mudita", era cómico, porque Iveth me decía vos Lily mudita, ella iba a preguntar los precios y yo esperaba afuera, es que no sé.. si nos huelen o qué?.. pero enseguida te sacan por turista, así que viajar con ella fue doble ventaja, no solo porque gané una gran amiga, sino que también evitó que me cobraran demás.
Esa noche nos habíamos propuesto no dormir porque no teníamos un reloj despertador, y era grande el miedo a perder el trencito de retorno, que salía a las 5:30 de la madrugada. Nos pusimos a hablar y hablar tomando coca jajaa pero el cansancio era mayor encima que la noche anterior tampoco habíamos dormido bien porque estábamos ansiosas por la subida, bueno caímos rendidas dormidas que apenas sentimos a la mujer que vino a tocar nuestra puerta para despertarnos, y menos mal que la sentimos que sino... hoy estaría contando esto desde el Perú jajaja. Casi corriendo llegamos a la estación y el tren estaba listo para salir, en mi vagón de turistas no encontraba que estuvieran mis compañeras del viaje de ida, y ya cuando se estaba por mover el tren se oyó los gritos y eran las chicas, jaja ellas sí se habían quedado dormidas y llegaban todas bien despeinadas a tomar el tren, pero las otras dos amigas que hicimos (unas chicas de Antofagasta -Chile-) no estuvieron en el tren, creo que entendieron mal la hora de retorno, pobres.
Y así con esa cara de no dormir por casi dos noches llegamos al Cuzco, Iveth me sacó la última foto en esa ciudad; esa la del sol y la fuente, los otros días que estuvimos en Cuzco la fuente estaba seca y ¿pueden creer? el día en que menos presentables nos veíamos la fuente estaba llena de agua.. pero en fin, la foto del recuerdo tenía que salir y posamos igual.
Íbamos a retornar cada una a sus respectivos lugares ella a Lima y yo.... bueno yo no sabía aún a donde ir jaja.. porque yo seguiría viajando.
Los tíos de Iveth vinieron a despedirnos, tan lindos y amorosos, que hasta vinieron con regalitos, un chullo y un monedero para colgar en el cuello que dice Machu Picchu. Si ven ahí en las fotos estamos con ellos. No sé cuándo los veré de nuevo, si es que algún día los veré, lo único que recuerdo es que fueron muy amables conmigo.


Allí en la terminal, esa mañana, decidí que regresaría por Tacna y no por Puno, o sea que iba continuar mi viaje por el norte de Chile y ya no por Bolivia, las razones?.. bueno en Bolivia en esos días estaban ocurriendo un par de bloqueos, y un e-mail de mis hermanas me decían que en el norte de Argentina estaba lloviendo mucho y que las rutas estaban muy peligrosas, retornar por Bolivia implicaba quedar atrapada quizás por algún bloqueo de caminos; y luego de eso en Argentina el mal tiempo y las rutas peligrosas.
Así que bueno opté por retornar por el desierto, que al menos el riesgo de que lloviera no estaba; porque el desierto de Atacama está considerado como uno de los más áridos del mundo y que dicen por ahí que no se han registrado lluvias por años y años. Además, no conocía el norte de Chile, y era una buena opción regresar por ahí.
Mi ruta comenzaba a ser Tacna (Perú), Arica (Chile), luego Antofagasta y pasar a territorio argentino.


Así que para allá iba, nuevamente sola a recorrer caminos desconocidos. A diferencia de mi viaje de ida, ésta vez regresaba con la satisfacción de haber alcanzado uno de mis sueños, no solo por los lindos lugares que conocí sino más bien por la gente amable y cariñosa que conocí, privilegio que Dios me dio. De lo que siempre estaré agradecida.

Después de recorrer kilómetros y kilómetros estaba llegando a Tacna, en la ruta se veía, desierto por un lado y por el otro más desierto, me preguntaba de qué vivían las personas allí y no se bien de qué vivirán, pero algunas de las casitas que se veían eran apenas hechas de cañas o algo por el estilo, muy precarias, que no les saqué foto, porque no me sentí bien al ver casitas tan humildes, pasamos por una refinería y el entorno también era de casitas en esas condiciones, entonces solo cuando nos alejamos saqué una foto, pero solo se ve el humo.
Tacna es una ciudad muy comercial, allá recorrí un par de mercados y venden de todo; está a 56 km de Arica, como es una ciudad no muy grande es fácil movilizarse allá, además como dice el dicho "preguntando se llega a Roma", bueno eso se da allá, mis primeros minutos en Tacna la pasé en un ciber para dar señales de vida e informar a mis hermanas que no se preocuparan que aún estaría viajando un poco más.
Después de recorrer un poco por las calles de Tacna fui a la terminal para el cruce fronterizo, y es curioso el modo en que se cruza la frontera allá; ni bien puse un pie en la terminal aparecieron no sé de dónde.. pero como moscas venían personas a ofrecer viajes para cruzar en taxi la frontera, por solo 10 soles. Con este verso "solo falta una persona y ya salimos" ingénua yo creí en eso, y era mentira recién era yo el primer pasajero del taxi. Pero bueno...

De allí el cruce fronterizo se encuentra en pleno desierto, de hecho se ven unos pocos árboles que imagino los cuidan como joyas, porque en todo ese desierto ni por casualidad se puede encontrar algo verde. El viaje en el taxi no fue tan cómodo, porque el chófer llevaba además de mí a 4 personas más, menos mal que entre las personas había una mujer sino yo sola y cuatro hombres, como que muy cómoda no hubiera estado, entre mis compañeros de viaje, estaba un joven (todos eran peruanos) éste era bastante joven de unos 20 años o un poco más, que por lo que me dijo iba a Arica a visitar a su hermana, pero que pasar a Chile para los peruanos no era tan sencillo, porque las personas que atienden en la aduana sospechan que los jóvenes si pasan a Chile es para trabajar y es algo que al parecer no está permitido.
Es irónico, y a la vez injusto, por qué en una misma región entre nosotros latinoamericanos hacemos diferencias? yo por ser argentina en ningún país que visité tuve problemas para cruzar las fronteras éste joven, por ser joven y peruano y no tener una constancia de trabajo, le negaron el pase al país, incluso hasta quien atendía por la ventanilla fue muy amable conmigo, solo me pidió los documentos, le mostré el pasaporte y viendo en mi allí el sello de la visita al Machu Picchu (sello que si uno quiere se hace poner en el pasaporte) me preguntó si valía la pena, que él deseaba conocer, etc etc... pero en menos de 5 minutos que me hablaba amablemente, ya estaba hablando de modo más rudo con éste joven, negándole el pase. Eso me puso triste, es injusto verdad?. Pero ya sé.. acá también hacen lo mismo con quienes vienen de países limítrofes.

Ya del otro lado solo quedaba recorrer un poco más del desierto. Hasta llegar a Arica, que históricamente perteneció al Perú; allí no me saqué ni una foto, apenas estuve 3 horas en esa ciudad. Hacía mucho calor y las playas se veían tentadoras pero lo primero que hice fue buscar pasajes para ir a Antofagasta; ciudad que siempre quise conocer, por la implicancia histórica que tiene, de hecho hasta recuerdo los himnos que cantaba en la escuela cuando era niña y vivía en Bolivia. "Antofagasta, tierra hermosa, Tocopilla, Mejillones, junto al mar, con Cobija, y Calama, otra vez a la patria volverán". Después de la guerra del Pacífico, Chile se apropió de esa región y por toda esa historia quería conocer Antofagasta, pero para mi mala suerte no había pasajes para ir allá, la demanda era tal que no había pasajes hasta dentro de 4 días. Pregunté por pasajes a Santiago, y tampoco había, estar 4 días en Arica no me estaba gustando mucho, así que mejor antes de dar vueltas en la terminal opté por salir a conocer la otra terminal. Hay una terminal, al frente de la principal, de donde salen los micros cargados de ropa, electrodomésticos y todo tipo de contrabando, muy contrastante a la terminal oficial, allí me encontré con el mismo taxista que viajé.. aún estaba buscando para hacer el viaje, con el mismo verso que caí: "falta una persona y ya salimos" y y pensar que es mentira, y en realidad sos la primer persona que tienen... y así hasta que junten 4 personas más para viajar.. al menos tendrás que esperar más de media hora.
Regresé a la terminal "normal" y volví a preguntar los precios que me había mareado, y en eso me dijo la persona que atendía que en una hora y media saldría un micro a Santiago, y muchísimo más barato de lo que en realidad costaba, así que sin pensarlo dije que lo quería, pero me dijo hay un inconveniente hay que hacer trasbordo en Iquique y estar un rato, para mí era lo de menos, un rato más en Iquique para mí era mejor porque además conocería aunque sea por un rato Iquique, y así fue.

Esas son las playas de Iquique en una tarde soleada, bonita ciudad, y por lo que noté con mucho crecimiento al menos en las nuevas construcciones y complejos de viviendas que vi que se estaban haciendo.

Ya luego el viaje se fue haciendo más ameno, el recorrido era por momentos viajar mirando el Pacífico y de repente estar por zonas desérticas. Hasta que llegamos a La Serena, lugar donde también paramos. Pero solo alcancé a sacar esta foto y me quedé sin pilas en la cámara, ya cansada no solo del viaje sino también de sacar fotos ya ni fui a comprar pilas. Y guardé la cámara hasta llegar a Santiago.

sábado, marzo 17, 2007

Recorridos XII -Machu Picchu

Finalmente como a las 2:30 pm, comenzó a despejarse, para eso ya muchos habían bajado creyendo que seguiría lloviendo, nosotras íbamos a quedarnos hasta que nos echaran porque de algún modo como dije éramos optimistas con que se despejaría y así fue.

Pero mejor seguiré dejándoles más información sobre lo que hay del Machu Picchu no?, porque las fotos ya dicen mucho de que es un lugar bello, pero es bueno también saber más de ese lugar.
En julio de 1911, en compañía de dos amigos científicos, algunos ayudantes nativos y un sargento de policía, como escolta, comenzó a ascender el cañón del Urubamba. Durante tres días, mientras los nativos iban abriendo un camino por la selva, fueron subiendo trabajosamente por sendas casi impenetrables. Una mañana apareció en su campamento un campesino que les refirió un relato sobre ciertas ruinas que yacían en la cima de la montaña al otro lado del río. El 24 de julio era un día frío y lluvioso, y los compañeros de Bingham estaban exhaustos, sin ánimos de continuar la ascensión. Bingham, que no tenía muchas esperanzas, logró convencer al campesino Melchor Arteaga y al sargento Carrasco para que le acompañaran. Primero cruzaron el río, mediante un frágil puente construido por los nativos y atado con ramas. Después, subieron la ladera a gatas, mientras el campesino les gritaba que tuvieran cuidado con las serpientes venenosas. Por fin, después de una ascensión agotadora de más de 700 metros, llegaron a una choza de paja, donde dos nativos que allí había les ofrecieron agua fresca y papas hervidas, y les dijeron que justo a la vuelta había unas viejas casas y muros. Bingham dio la vuelta a la colina y se quedó maravillado con el espectáculo que tenía ante sus ojos. Primero vio cerca de cien terrazas de piedra escalonadas, admirablemente construidas, que medían centenares de metros: una especie de granja gigantesca que cubría la ladera y se alzaba hacia el cielo. Todo ello se encontraba medio oculto por un espeso entramado de árboles y matorrales, infestado de serpientes. No se sabe cuántos siglos antes, ejércitos de albañiles habían construído estos muros, cortando las rocas y transportándolas a mano. Otros tantos obreros habrían llevado hasta allí, quizás desde el valle inferior, toneladas de tierra, para convertir aquel lugar, que aún hoy es fértil, en cultivable. Detrás de las terrazas, parcialmente escondidas por la maleza, había más maravillas. Tal vez la mayor joya arquitectónica que encierra Machu Picchu sea su conjunto de muros inclinados. En lo alto de la ciudad, donde se cree que los incas rendían culto al Sol, los distintos templos, que constituyen uno de los ejemplos más admirables de sillería primitiva que existe en el mundo, representan el trabajo de generaciones de maestros artesanos. No hay dos piedras iguales; cada una fue tallada para ocupar un determinado lugar, con ángulos caprichosos y protuberancias meticulosamente labradas que encajan unas con otras, como si se tratara de las piezas de un rompecabezas. En la construcción no se empleó argamasa; sin embargo, la unión entre dos piedras es tan perfecta que no se puede introducir ni la hoja de un cuchillo. Las principales calles de la ciudad forman escaleras; hay cerca de un centenar, entre grandes y pequeñas. La avenida central va en escalones consecutivos desde el nivel inferior, pasando ante docenas de casas, hasta la cima de la ciudad.
En diversos puntos arrancan escalinatas laterales. Algunas escaleras de seis, ocho y diez peldaños, que conducen a un palacio, fueron talladas con su balaustrada de un solo bloque de granito. El sistema de abastecimiento de agua está formado por una ingeniosa procesión de fuentes que divide irregularmente la ciudad desde la parte superior hasta la inferior. El agua era conducida por una serie de acueductos de piedra desde los manantiales, que se encuentran a unos dos kilómetros de distancia, en la montaña hasta las fuentes de la ciudad a través de un complejo sistema de orificios practicados en los gruesos muros de granito. Vista desde las montañas que la dominan, Machu Picchu se eleva al cielo como una fortaleza inexpugnable que podía ser defendida por un puñado de hombres. En la cima de los dos picos, a unos 600 metros sobre el turbulento Urubamba, hay dos atalayas de piedra desde donde los centinelas escudriñaban el valle y daban la voz de alarma cuando se aproximaba algún intruso. Dos murallas, una interior y otra exterior, así como un foso, completan las defensas naturales de la ciudad, además de un sistema intrincado de cerraduras tallado en la puerta principal. Un conjunto tan complejo de elementos de protección sugiere que la ciudad debió de ser un baluarte interno muy importante del Imperio Inca y quizás un santuario dedicado al culto de los antepasados y a otras prácticas religiosas. Uno de los descubrimientos más importantes realizado por Hiram Bingham fue el hallazgo de los muros de una mansión, primorosamente tallados, que tienen tres ventanas que miran hacia el sol naciente, tal como la legendaria casa real de donde se dice que partió el primer inca para fundar su dinastía. La ciudad entera se eleva al cielo para culminar en el tradicional reloj de sol de los incas (Inti huatana), que medía las estaciones. En un rito solemne que tenía lugar en el solsticio del invierno, los sacerdotes «ataban» el Sol a un plinto, tallado todo de un solo bloque de granito, que salía de una plataforma. En pleno auge del Imperio Incaico había en todas las provincias del reino escuelas donde se adiestraba a las jóvenes más bellas para servir en casa del soberano o de sus nobles, así como para oficiar en ciertos ritos religiosos. Muchas de esas escuelas fueron destruídas por los conquistadores y es muy posible que un grupo de muchachas supervivientes fueran llevadas secretamente a Machu Picchu. Pero las mujeres fueron muriendo con el paso de los años, la jungla fue cubriendo los templos, y no quedó nadie que pudiera relatar la verdadera historia de la ciudad. Quizás, impregnando las mágicas formas de las piedras de Machu Picchu, el enigma permanecerá intacto para toda la eternidad. (extraído de historia del descubrimiento del Machu Picchu).





Imagen del Puente del Inca, queda como a 20 minutos de Machu Picchu se va caminando por la ladera de la montaña, en una peña, se encuentra construído ese puente que con un camino inconcluso, por lo que no se sabe a donde llevaría, abajo es un precipicio; si uno no lo ve con los propios ojos no podría creer que en semejante abismo pudieran hacer eso.

Machu Picchu.. objetivo principal del Viaje

jueves, marzo 15, 2007

Recorridos XI (Aguas Calientes-Machu Picchu)

Así estaba aquella noche en que nos hospedamos en Aguas Calientes, con mis piernas re-contra quemadas,
quemaduras de no sé que grado, que mi hermana que es dermatóloga casi me mata cuando me vio así. Que además me profetizó que por meses no se me iría lo quemado y tenía razón, porque hasta el día de hoy, si voy a ponerme una pollera (falda), tengo que ponerme maquillaje a las piernas para que no se vean tan horribles, pq parece un mozaico jajaja


El viaje en el trencito fue muy ameno, mis compañeras de asiento eran otras 3 chicas argentinas, dos de ellas comentaban que la primer semana en Perú estuvieron solo comiendo bananas, por miedo a comer algo que les hiciera mal, hasta que un día en que ya de solo ver bananas les daba naúseas, se animaron a probar el choclo con queso que venden en las paradas de los micros y que les encantó. Un amigo Daniel, me preguntó si el viaje en el trencito era tan singular como le contaron, que la gente viajaba hasta con sus animales domésticos, y no.. a decir verdad, no vi eso. Porque si bien viajamos de noche, y en ese viaje unifican el tren local con el turístico, hacen diferencia, no solo en el precio del viaje sino hasta en los vagones que uno viaja, a los peruanos le asignan unos vagones y a los extranjeros otro, me pareció odiosa esa diferencia, pero bueno.. a discutirle a los que tienen la concesión del trencito, que por lo que nos informaron son ingleses y chilenos.. así que uno nomás dice... ahora entiendo jajajaja.


Había llovido toda la noche, y al día siguiente todavía llovia y parecía no parar de llover, pero era el único día en que podíamos subir al Machu Picchu pues ya teníamos nuestros pasajes de regreso, así que nos armamos de valor y salimos, yo me puse dos pantalones (el pijama y arriba el jean), por si me mojaba al menos podría estar algo protegida, además por las quemaduras necesitaba tela liviana sobre mi piel. Bueno no tengo la buena costumbre de peinarme cuando voy a salir en fotos jaja por eso siempre estoy despeinada, no se asusten ésa soy yo, la de abajo de la estátua, no el de arriba con el cetro. Aguas calientes es el pueblito de donde se parte hacia el Machu Picchu, es una zona de aguas termales, muy dedicado a la hotelería y artesanía.
Bueno como les iba diciendo, con Iveth nos habíamos comprado los pilotos de lluvia, nos preparamos sandwichs de queso y salimos. Una recomendación?... es mejor llevarse sandwichs como nosotras hicimos que comer en el restaurant del Machu Picchu allí en la montaña, porque sale carísimo, por ejemplo una bebida que compré allá me salió como 5 a 6 veces más del precio normal.

Listas para hacer nuestra caminata.. aunque hay otro modo de llegar a la cima del cerro donde están las ruinas, una es ir caminando, y el otro modo es ir con un micro que te lleva por 12 dólares.


Como a mí me encanta subir montañas ni loca iría a tomar un micro, Iveth.. como que no es muy amante de la aventura, de hecho en eso es más prudente que yo, pero aún así.. a pesar del mal tiempo yo le dije que me iría caminando que si quería ella fuera en micro y arriba nos encontrábamos, pero como dice ella.. no quería dejarme sola subiendo la montaña en un día tan feo, y se animó a subir. Muchos de los jóvenes hacen esa subida, y yo tenía que hacerlo, ya el camino del Inca no lo hacía.. al menos algo debía caminar no? como por lo menos decir.. llegué caminando hasta acá.. y bueno así.. nos internamos por la carretera, bajo la lluvia y la hermosa vegetación. Caminamos un buen rato, nos empapamos, cruzamos un puente y tan solo habíamos llegado a la entrada del Machu Picchu.

Pero no decayeron nuestras fuerzas íbamos por buen camino, por la izquierda estaba el camino carretero y por la derecha el camino más empinado y directo a la cima, así que optamos por ese camino, no diré que fue fácil subirlo, pues con la lluvia y un poco con el barro daban ganas de llegar lo antes posible a la cúspide, pero no era así de sencillo, nisiquiera podíamos ver más arriba pues todo era verde y verde.. o gris y más gris, y agua por todos lados, no había ningun persona más que estuviera subiendo, pues quienes suben el cerro por lo general lo hacen muy de mañana algunos de madrugada y nosotros subíamos a las 10 de la mañana.

Iveth se la bancó re-bien ahí se la ve subiendo con esa cara rosagante y hasta con ganas de emprender una carrera no? jejeje pero muy bien mi compañera de viaje no se quedaba atrás, y allí creo que ni se apunó ni le dio sorochi ni nada, solo sí, tenía a su jefe llamando a su celular, preguntándole cosas del trabajo.. uy que tipo desubicado, molestar a alguien por trabajo en pleno paseo al Machu Picchu.


Íbamos controlando el tiempo para ver cuánto tiempo nos llevaría, y ya cuando vimos así entre las nubes parte de las murallas comenzamos a apresusar nuestros pasos, estábamos cerca pero a la vez ya nos sentíamos algo cansadas, quizás no tanto por la subida sino por tanta lluvia, pero bueno... ya por más bruja que uno sea.. ya con el clima no se puede hacer nada jaja.







Entre todas las cosas que me llamaron la atención, una de esas fue.. el sistema de desagüe que tíenen sus contrucciones, uno termina convenciéndose que eran unos verdaderos ingenieros, arquitectos etc etc. Con tanta lluvia en el Machu Picchu no vi agua corriendo por los pasajes ni por lo que podrían ser las calles, pq el agua corre por entre las construcciones, osea en medio de cañerías labradas dentro de las rocas


Esta foto es de una roca llamada el cóndor, es una piedra labrada con forma de cóndor, y la roca grande serían las alas desplegadas, el cóndor es el ave andina de aquella región
y hay toda una explicación lógica de por qué el cóndor allí, y la representación del puma.. porque los incas a todo lo que hacían le daban un sentido y una razón de ser.






Esta foto es de una de las viviendas atrás estaba el Intihuatana, en la última foto de este post se ve la piedra; el intihuatana es la piedra que indica los puntos cardinales, algunos dicen que tiene cierta energía, de hecho el guía dijo que si nos acercábamos podíamos sentir dicha energía.. yo no sentí nada pero si comprobé que a pesar de parecer tan solo una piedra con 4 puntos, pues es tan preciso como una brújula.


Foto de las 3 ventanas, desde donde se puede apreciar el majestuoso Machu Picchu, y sus laderas






más construcciones.


Como llovía nisiquiera se podía ver a más de 5 metros, las nubes lo cubrían todo.

Con Iveth, decíamos que no podía ser que después de tanto viaje, no pudiéramos siquiera tener la foto esa que aparece en los libros, en las que se ve todas las construcciones y hasta la cara del Inca.

Creo que como nunca en mi vida fui optimista en aquella oportunidad, ya cuando muchos decían que no se despejaría nosotros preguntábamos a algún guía si aún había esperanzas de que se despejara, algunos nos decían y puede ser.. y ese puede ser para nosotras era un sí jaja


Y ya eran como las 2 de la tarde, no se veía bien, no podía subir al Hayna Picchu, porque ya era tarde, además había mucha niebla, y lo único que más queríamos era que se despejara. Pero mejor les dejo acá.. parte de lo que és el Machu Picchu.
MACHUPICCHU LA CIUDAD PERDIDA
Machu Picchu se encuentra erguida peligrosamente sobre la cúspide de una montaña, entre dos picos escarpados de los Andes peruanos, yace una impresionante ciudad abandonada: uno de los enigmas arqueológicos más bellos y fascinantes del Hemisferio Occidental.
Nadie conoce su verdadero nombre, pero los nativos la llaman Machu Picchu, que quiere decir Vieja Cumbre, en honor de una de las dos montañas que la guardan. La otra es Huayna Picchu o Cerro Joven, más alta que la primera, y que aparece siempre al fondo en todas las fotografías. Una salvaje vegetación escondió sus templos construidos de granito, los acueductos, las fuentes, las tumbas, las terrazas y las incontables escaleras durante más de 700 años, hasta que un joven profesor norteamericano de Historia de Latinoamérica de la Universidad de Yale de New Haven, Hiram Bingham, la descubrió en 1911. Situada a 2300 metros sobre el nivel del mar y a 500 sobre el torrencial Urubamba. La visita turística dura hasta las 5 de la tarde. Incluso puede comprarse un documento que certifica haber visitado la antigua ciudad inca - eso es cierto, si uno quiere hace sellar en el pasaporte la visita a ese lugar con una imagen de la ciudadela-.



¿Quiénes construyeron esta ciudad y en qué época y con qué finalidad?
Algunos investigadores suponen que fue edificada cien años antes de la conquista de Perú por Francisco Pizarro, pero otros creen que su origen es mucho más antiguo. La espléndida arquitectura de sus edificios indica que allí vivían personas de la realeza. En las fosas del cementerio se descubrieron 173 esqueletos, de los que 150 pertenecían a mujeres. Se cree que, a raíz de la caída del Imperio Incaico, algunas supervivientes, conocidas como las Mujeres Elegidas, huyeron a este retiro para ponerse a salvo de los conquistadores españoles y allí vivieron hasta su muerte.
Una de las razones por las que Machu Picchu continúa siendo un misterio es porque los Incas carecían de escritura. Nuestros únicos conocimientos sobre su civilización nos llegan a través de las crónicas escritas durante la conquista de Perú, pero en ninguna de ellas se menciona nada sobre esta fortaleza inca, lo cual demostraría que los conquistadores nunca llegaron a descubrirla.
Hasta hace unos 30 años, los viajeros hacían la última parte de su jornada hacia Machu Picchu montados sobre una mula, y escalaban la montaña por una tortuosa senda, bordeando precipicios escalofriantes. Hoy podemos desplazarnos en avión hasta Cusco, la capital del antiguo imperio de los incas, situada a 3467 metros sobre el nivel del mar. Desde allí se desciende, como ya queda dicho, o bien a pie por el camino inca o bien por un ferrocarril de vía estrecha a lo largo del valle sagrado del río Urubamba. Antes de llegar a la ciudad hay una cuesta de seiscientos metros de altura. En la actualidad, por una estrecha carretera de ocho kilómetros de largo y con varias curvas sumamente pronunciadas, se asciende la pendiente en un autobús. Después de recorrer las primeras curvas, va apareciendo la imponente cumbre del Huayna Picchu, como si las innumerables imágenes donde aparece cobraran vida en ese momento. En sus primeras expediciones por los Andes, siempre montado en una mula, Hiram Bingham oyó hablar de una ciudad perdida, al noroeste de Cusco, que los conquistadores nunca habían conseguido encontrar. Bingham siguió muchos senderos, pero al final de ellos sólo encontró chozas en ruinas.

continuará....

Visitando a AQD

Visitando a Claudia

Conociendo Lugares

Me Visitan desde

sos el visitante Nº