viernes, marzo 02, 2007

Recorridos VII (Arequipa) camino al Cuzco



Dicen que el nombre nombre de Arequipa, deriva de un vocablo quéchua "arequipai", que significa "Sí, quédense", y si bien el nombre quiere decir eso, pues es una ciudad en la que creo que vale la pena quedarse, también la llaman la ciudad blanca y eso se debe a que las construcciones de sus templos, casas y conventos están hechos en sillar un material de lava volcánica petrificada; es que ésta ciudad está al pie del volcán Misti (volcán que no llegué a ver, sino tan solo su silueta, porque igual que en la ciudad de Santiago-Chile, que no se ve la coordillera debido al smog, ahí no sé.. debido a qué.. pero ese día solo del volcán se veía levemente la silueta), una de las cosas que me llamaron la atención, es que la ciudad es realmente blanca, que te obliga a usar anteojos en un día de sol, en uno de los conventos que visitamos en la terraza sin los anteojos no se podía estar, porque el brillo del sol en las paredes hace que debas usar anteojos o caminar lagrimeando; dicen que el arte consolidado ahí es propiamente arquipeño (barroco italiano, el plateresco español y la originalidad andina)... y aunque no sé nada de arte ni arquitectura menciono esto, porque realmente el estilo de las construcciones llaman la atención.
Esto es la parte turística, y hay muchísimos turistas en esa ciudad porque además del atractivo propio de la ciudad, uno de los atractivos es escalar el volcán Misti, y/o visitar dos de los cañones más profundos del mundo: Cotahuasi y el Colca, además que Arequipa también cuenta con sus playas en el Pacífico, o sea hay para todos los gustos; y hasta dicen que allí se consigue el buen pisco peruano (tema de controversia, porque si uno está en Perú debe decir que el pisco es propiamente peruano, si está en el país vecino Chile, ellos dirán que el verdadero pisco es de ellos), en fin.. ese es otro tema. Pero como yo no bebo, ni en familia beben, probar el buen pisco no era algo que me llamaba la atención.
Luego de recorrer las calles de Arequipa, y tener una buena estadía allí que a propósito no solo anduvimos en las zonas turísticas (digo anduvimos, porque ya en esa etapa del viaje iba con Iveth, la amiga que conocí personalmente en Lima), sino que anduvimos por las otras zonas, donde no llegan los turistas, y en reglas generales me gustó la ciudad, obviamente salir de las zonas turísticas tiene sus ventajas, como por ejemplo encontrar lugares para comer que sean muchos más económicos, conocer y hablar con la gente común del lugar, y así hasta nos encontramos con una chica de mi propia religión (adventista), y no sé.. creo que encontrar personas del mismo credo ya crea cierta afinidad, que me hace sentir como que encontrara parte de mi familia, y no exagero, sino que en serio parece ser así, intercambiamos e-mails, charlamos un rato, etc..
Igual.. a modo de comentario, me convencí que allí en Perú, la probabilidad de encontrarse con un adventista es en un 90% más que acá.
Arequipa ya está a pocos kilómetros del Cuzco, y el Cuzco era mi destino más ansiado, y la tarde en que partiríamos de allí, me sentía ansiosa, Iveth se compró una botellita de té, por si el viaje le iría a hacer mal, yo me había comprado uva blanca e higos negros (higos negros, porque acá en Bs As, no se conoce más que higos blancos), yo pensaba comer y ella pensaba o más bien estaba preocupada en que el viaje no le haga mal, es que a algunos les da el mal de la altura o soroche, y fue así.. a ella le agarró el mal de la altura y a mí nada jajaja, se suponía que a la que debía hacer mal o algo debió ser a mí, que no estoy habituada a esas alturas, pero bueno ella al ser limeña estaba menos acostumbrada que yo a esos cambios de altura, igual debo confesar que soy una privilegiada, porque además tengo un estómago de hierro, o mejor dicho un cuerpo que se banca muchos cambios de altitud, temperatura, variedad de comidas, etc..
Y así hasta que llegamos al Cuzco, yo más fresca que una lechuga e Iveth, como pollito mojado jajaa.. la pobre con dolor de cabeza, estómago, náuseas, débil, etc; pero al menos llegó no sana pero salva.. o sea que mi guía, estaba por los suelos y yo con todas las pilas jajajaa ¿ves Iveth? eso te pasa por no viajar muy seguido.
En el Cuzco conocí a Doña María, y el resto de su familia, los nuevos amigos que hice, Dña. Mary, es la señora de remera blanca y buzo rojo colgado en el cuello, una mujer con una gran historia de vida, y que nos atendía como si fuésemos niñas mancas jeje digo esto porque nos malcrió con sus cuídados.....¡¡¡quiero vacaciones de nuevo!!!!

5 comentarios:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Esas si que son vacaciones. Dicen que el Cuzco es una ciudad mística, la sentiste así? Estaré esperando el siguiente paso de tu viaje.

Un abrazo.

Hada Morena dijo...

A eso le llamo unas verdaderas vacaciones...

Que bien por ti.... y por nosotros por compartir tus experiencias y fotos.

Un abrazo y un beso desde las aguas del Mar Caribe... Puerto Rico

Martín Bolívar dijo...

Es verdad que han sido unas verdaderas vacaciones. Tenemos que agradecerte tu generosidad de enviarnos toda esta información tan completa de tu viaje estupendo.

Daniel Inostroza dijo...

Lindo recorrido que nos hiciste, Che Lilian, gracias por compartirlo

CARLOS dijo...

Gracias por compartir tan excitante experiencia, me haz enseñado algo muy valioso (Documentar mis viajes).
Un Abrazo y que DIOS Bendiga tus viajes

Visitando a AQD

Visitando a Claudia

Conociendo Lugares

Me Visitan desde

sos el visitante Nº